Una hora quiero robarle al tiempo y sentir la armonía de dos almas que se encuentran en un universo donde los secretos despliegan sus alas y los sueños rebosan de esperanzas. Una hora en el espacio, mirando con ternura la luz de tus ojos, refugiándome entre la magia de tus palabras y acariciando el palpitar de tu voz. Sólo una hora quiero robarle al destino, la eternidad de un segundo escuchando en silencio el manantial con que fluyen tus sentimientos. Una hora quiero robarle a la vida, alimentarnos de emociones que estuvieron dormidas , regar de ilusión cada herida y regresar al amanecer con la cabeza erguida

Soñé con la sonrisa de un amanecer que dibujaba  chispas de ilusión, soñé que el sol desfilaba vestido de faraón, soñé que el cielo bailaba con el viento la melodía de una vieja canción. El día se dejó acariciar, despertó la fragancia que envuelve de armonía esas almas solitarias, despertó el silencio y el eco de los sentimientos afloraron. Miré hacia el horizonte, el universo besó la comisura de mis labios, mil mariposas revolotearon en mi interior…me llevé un oasis de emociones. No importa ya qué más pasó.