Y me embarco a la aventura de no diseñar un futuro desconocido, la silueta de mis labios dibujaran naves de colores…hoy me siento perdida en un universo que refleja la tristeza de almas vagando sin rumbo. Soy el paraíso de corazones que atravesaron mil y una razones sin encontrar el propósito de sus acciones. La esperanza dormida en un mundo de contradicciones. Y pierdo el control con mis venas llenas de alcohol, más no me importa, un manantial de vida asoma por entre las sombras .
Inventé mil historias para entender el dolor con que tus palabras fluían por tu garganta. Cambié de tono el color de mi piel y dibujé un paraíso donde refugiarte, cuando el hielo cubría la sensibilidad de tu ego. Olvidé que mi alma se iba minando de pena y en la tempestad, las lágrimas mojaban mi almohada. Le sonreí al destino y te dediqué la más bella de las melodías. Fui fuego y fui esclava de tus sentimientos. Pero un día recordé que yo me quedé sin tiempo. Y el tiempo no regresa, y cuando golpea con fuerza, aprendes a valorar la esencia de tu verdad.
Y frente al espejo, un rostro desencadena un mar de lágrimas. Sus ojos le hablaron del silencio, su voz agotó sus palabras, sus movimientos fueron torpes danzas de la vida…y sus venas se disfrazaron de sonrisas.
Y frente al espejo, las arrugas de su piel fueron creciendo…
Nadó en el tiempo con una balsa de seda y un llanto mojando la arena.
Creó luz, en un océano de oscuridad…
Miradas que ya no saben dónde mirar. Y entre la soledad, su ternura fue el pasaporte hacia la libertad.
Llega el amanecer de los sueños, la guarida perfecta donde crece el silencio y me enredo entre mis pensamientos. La noche se adueña lentamente de mis sentimientos. Una última mirada al desafío con que me despido de la rutina del día y por fin olvido !!!! Ahora soy yo entre la soledad y mi mundo. Un salto al viento para navegar por los laberintos de mi existencia. Todo es perfecto. Sólo el susurro de mi consciente se va durmiendo suavemente…. El estrés desaparece y el ambiente se viste de paz….
Cómo se puede perder el sentido de la vida si a cada momento el universo nos deleita con millones de estrellas. Cómo nuestras lágrimas desafían al dolor y curan viejas heridas que nunca cicatrizan. Cuántas veces oigo palpitar mi corazón y cuántos deseos me encadenan al viento queriendo desaparecer con el tiempo. Y una mirada ausente enciende la chispa que destrona mi fantasía. Soñé…y el destino lo hizo real. Caminé sin rumbo y aparecí justo en el lugar donde siempre quise estar.
Abrazaré con fuerza la soledad que me alimenta …nunca más dejaré de soñar
Porque el amor fluye por cada rincón de nuestros corazones. Porque somos amantes de un destino y nuestras almas se desnudan ante la sensibilidad de nuevos amaneceres. Porque cada día nuestros sueños asoman a la vida con la esperanza e ilusión de sentir las emociones que buscamos. Porque la amistad es un amor puro y verdadero. Porque su esencia nos hace vibrar con la fuerza de un volcán . Porque entre sus raíces encontramos calma y consuelo. Porque nos reafirman como seres auténticos y necesitamos respirar de su luz. Porque ,cuando nos sentimos amados, nada nos puede parar y caminamos con solidez y armonía. Porque el amor es el viento que nos ayuda a crecer, es el sustento que nos cobija en los días de lluvia, es el refugio que nos empuja a salir de la melancolía, la melodía que sujeta nuestras emociones y nos incita a volar. Sintamos nuestro amor interior y daremos amor a los demás.
FELIZ DÍA DEL AMOR Y AMISTAD.
NO hace falta que te diriges a mi, apenas me mi importa tu opinión. La triste ausencia de tu alma fue suficiente para conocer el dolor. No hace falta que justifiques tus acciones, somos la esencia de lo que llevamos inmerso en los pensamientos. No hace falta que inventes un universo y luego lo apages con el frío de tus besos. No, no hace falta. Me descubrí en el silencio de tantas noches empapada en lágrimas. No, no me haces falta.

Y me choco contra las paredes de la fría realidad. Viniste a calmar mi sed. Fuimos dos corazones que fluían mientras la noche caía. Pude mirarte a los ojos y ver en tu mirada tanta dulzura… Te sentí tan cerca, que en esos momentos no me pareció estar soñando. Eramos almas que sin palabras desnudaron sus sentimientos, sonrisas cómplices de un amor distante y verdadero, la esencia y el consuelo de encontrarnos en nuestros sueños y abrigarnos del frío invierno…pero el amanecer rompió ese hilo de esperanza. El día marcó su final…

Aunque el día, hoy, está triste y lluvioso, imagino fondos de mi pueblo que pasean por mi mente. No me dejaré llevar por esa melancolía que quiere adueñarse de mi, es más, como dueña de mis pensamientos, puedo esculpir sensaciones que me hacen ver lo que quiero, más allá de lo que en realidad hay. Las horas se alzan lentamente como las olas del mar cuando llegan a la orilla, dejándose sentir en cada sensación que acaricia mi tiempo. Los minutos bailan al compás de una melodía inquieta y a pesar de contar con mi soledad, echo de menos el traqueteo de mi vida. No puedo quejarme, me digo a mí misma. Pero me falta esa actividad diaria que me hace sentir bien. Oigo cómo los latidos de mi corazón golpean al destino, el sonido del viento chocando contra las ventanas de mi habitación, cada gota de lluvia cuando se desliza por los cristales. La paz que gobierna la casa y el estallido fresco de mi familia dándolo todo por mí. Es contradictorio, la obligación de estar aislada acelera la impotencia de no disfrutar lo necesario mi silencio. Pero los segundos van pasando, y al final todos tenemos una lección que aprender.
No hay mejor visión que lo que uno quiere ver, qué con los ojos cerrados y encendido el pensamiento, me sumergí hacia el interior del mundo que llevo dentro. Y la paz reinó, encontré imágenes ocultas en un baúl secreto. Se encendieron las luces del tiempo y viajé por mis recuerdos….